¡¡¡ bienvendidos miembros del jurado !!! esta web ha sido crada para ser leida por los miembros del jurado del premio del consejo social a los mejores estudiantes erasmus de la universidad rey juan carlos. espero que disfruten de su lectura tanto el excmo. sr. presidente del consejo social como el excmo. vicerrector de relaciones internacionales, al igual que el director del Servicio de Relaciones internacionales y los dos vocales del Consejo social

miércoles, octubre 11, 2006

Costumbres austriacas.

Los zapatos.

Una de las costumbres austriacas que deja atónito a todo español es la manía que tiene esta gente con descalzarse.
No solamente se quitan los zapatos al llegar a su casa, sino que también lo hacen cuando van a la tuya.
Esto es algo muy sorprendente.
Cuando quedamos para hacer un trabajo en grupo en casa de alguien, para comer juntos o incluso en algunas fiestas, a mí me sigue pareciendo extraño el hecho de estar todos descalzos, pero siempre es así, incluso cuando les dices que no es necesario que se descalcen pana entrar a tu casa, ellos se descalzan.
Esto uno lo descubre en septiembre, y durante buena parte del año no lo entiende, hasta que llegan las primeras nieves y hasta uno mismo debe quitarse los zapatos antes de entrar en casa para no ensuciarla.


El orgullo austriaco.

Austria es un país especialmente unido y orgulloso de su historia.
Están muy orgullosos de poder ser independientes y de haber tenido un papel tan importante en la historia del viejo continente.
Es fácil ver la bandera austriaca en restaurantes e incluso en algunas casas, algo que en España debido seguramente a nuestra reciente historia se hace mucho más difícil de ver. Austria puede parecer un país pequeño, pero no lo es si lo comparamos con otros países europeos.
La declaración de independencia de Austria fue un acto valiente y arriesgado pues no tenían muy claro si en aquella época el resto del país iba a ser capaz de mantener y alimentar a la gran metrópoli en la que se había convertido Viena. Finalmente sí fue así y Austria se ha convertido en una de las más fuertes potencias europeas.
Quitando los independentistas tiroleses y algún otro, todos los austriacos en general están convencidos de vivir en un país estupendo, aunque hay que destacar que todo el país sufre de una especie de complejo respecto a Alemania, país con el que viven una relación de amor-odio.
El amor es fruto de su lengua, cultura e historia en común, y el odio se debe a que se sienten inferiores ante la gran potencia alemana.


Las bicicletas.

Las bicicletas son en Austria un medio de transporte más.
Es tan habitual ver a gente en bicicleta como ver a gente en coche o paseando.
Todo está diseñado para poder utilizar perfectamente y de una forma segura este medio de transporte, que en un país como España sería una temeridad.
En Austria, prácticamente en todos los sitios las bicicletas tienen sus propios carriles, en paralelo a los de los coches, y en algunos casos como en el centro de Viena, en paralelo también al carril del tranvía , al del autobús y al de los caballos. Todos estos carriles regulados con sus propios semáforos a veces a uno le hacen pensar que tanto orden es excesivo y que quizás el caos sería más práctico, pero no, en Austria no hay sitio para el caos.
Y como esta gente no es nada tonta, de todo hacen negocio y surgen iniciativas tan interesantes como las de un banco vienés, que ha firmado un convenio con el ayuntamiento de Viena para instalar un servicio de alquiler gratuito de bicicletas. Consiste en que el banco instala el sistema, pone las máquinas y las bicicletas y a cambio de ofrecer gratuitamente este medio alternativo de transporte a los ciudadanos de Viena el ayuntamiento de esta ciudad le permite colocar su publicidad en las bicicletas.


Personalmente, pienso que Austria es un país frío de gente cálida.
Digo esto por su facilidad de poner al mal tiempo buena cara.
Yo descubrí allí a disfrutar de días fríos en los que no puedes prácticamente salir a la calle.
Los austriacos son personas tranquilas y correctas.
Disfrutan de la familia y gustan tanto de las actividades y los deportes de invierno como de los de verano.
La foto que está a la derecha da buenos ejemplos del carácter austriaco. Por un lado, la decoración de la puerta nos indica que son una familia tradicional, que gusta de hacer en cada época del año aquello que corresponde. Decoran su puerta con hojas secas. Esta decoración tiene motivos religiosos, cristiano-católicos evidentemente, pues este es un país muy conservador.
Por otro lado, vemos en la foto un muñeco de trapo vestido de esquiador, algo que es solo un ejemplo que nos indica que la afición por el esquí es tan desmesurada en Austria como la afición por el fútbol en España.
Por otra parte, los globos de colores parecen un deseo del sol y de la alegría de la primavera que está bastante lejos de la época del año en el que hice la foto. Nos muestra su deseo por la diversión y por poner notas de color a días fríos y oscuros.
Por último, a todo el que haya circulado por Austria no se le escapará la señal de máximo 40, señal que nos indica que en este país son extremadamente correctos al volante. Particularmente, después de visitar casi 40 países no he visto lugar en el que se respeten tanto y tan cuidadosamente las reglas del tráfico, hecho que se debe a su carácter y a su ordenada forma de vivir.
Evidentemente, siempre habrá alguien que haga cosas incorrectas al volante, pero este tipo de actitud es muy rechazada por el resto de los conductores y aquí normalmente reina la calma en las carreteras y en las ciudades, donde nunca oiréis un claxon.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Te compadezco, compañero. Los austriacos son unos repelentes y unos cursis, y debido a ese complejo de inferioridad con Alemania del que hablas y que he visto clarísimo, se creen superiores a otra gente, como a los pobres eslovenos, a los que tratan como idiotas, por no hablar de los españoles, a los que no nos dan una oportunidad si no es demostrando el triple de lo que ellos mismos pueden hacer.
Enfin, Viena es pretenciosa y grandilocuente, con esa arquitectura desmedida. Yo me pego un tiro si tuviera que hacer mi vida allí.

Un saludo

miércoles, julio 07, 2010 5:25:00 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Con la marcada idiosincrasia latina . Imposible vivir allí, Saludos desde Chile

viernes, abril 15, 2011 4:34:00 a. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Ya que va! Si son inferiores que los alemanes! Asi es la vida, como decia Chamberlain los peores son los centroeuropeos...Hitler consiguio lo que queria cada austriaco , ser alemsn! Ademas son mucho mas racista que los alemanes..averigua donde nacen los sentimientos mas extremos antisemitas, en Berlin o en Viena ..te sorprenderas!

miércoles, diciembre 26, 2012 9:00:00 a. m.

 
Anonymous Ale said...

Como Chilena viviendo en viena... ha sido complejo por la diferencia de costumbres etc. Pero sí me encanta Viena y es cosa de intentar y querer adaptarse, no podemos esperar que el resto de la sociedad se adapte a nuestra forma de vivir.

Soy casada con austriaco y 'el choque cultural' nunca ha sido tema.

Lindo país. Agradable y educada gente... una vez que te 'dejan entrar' como uno más :D

lunes, marzo 03, 2014 9:04:00 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home